La asociación Valencia Educa en Libertad ha valorado positivamente el programa de educación afectivo-sexual propuesto por el Arzobispado de Valencia porque “dignifica la misma educación sexual” y, es “una propuesta distinta a todas las iniciativas en materia educativa sexual puestas en marcha hasta el momento”, según ha informado a la agencia AVAN Manuel Tarragona, vicepresidente de la asociación.

Para Tarragona, “es necesario que haya una propuesta distinta al tipo de educación que se ha estado dando hasta ahora y que tan malos resultados ha obtenido”. Según el vicepresidente de la entidad, “urge lanzar una propuesta que enseñe a nuestros jóvenes a descubrir que la educación sexual no sólo se ciñe a la genitalidad, el placer y profilaxis, sino que contiene otros valores como el respeto, la dignidad, la entrega y la donación mutua”.

Según Manuel Tarragona, “un aspecto que tampoco se puede obviar es que no se puede tratar, a la hora de hablar de los riesgos, de la misma forma a las enfermedades relacionadas con la actividad sexual que con los embarazos inesperados: un error no puede llevar a otro”. El Consejo de Estado en su informe preliminar a la Ley Orgánica del aborto ya hacía especial mención a esta “confusión”, ha añadido.

El programa de educación afectivo-sexual propuesto por el Arzobispado “es mucho más ambicioso que los ofrecidos hasta ahora porque, además de comenzar desde la infancia, impregna transversalmente a la totalidad del centro escolar”, según Tarragona que ha añadido que “ también tiene cabida en centros públicos”. Así, “muchos padres de estos centros nos han manifestado, con denuncias incluidas, sus quejas ante los talleres que han recibido sus hijos, tanto por los contenidos , como porque se han realizado sin su consentimiento previo”, ha explicado.

Este “nuevo diseño cuenta con los padres para realizarlo, y se plantea como propuesta, como herramienta de partida, para colaborar con los padres en la tarea de educar a sus hijos”. Según Tarragona, “no debemos olvidar que lo padres somos los primeros responsables en la educación de nuestros hijos, y nadie debe usurpar nuestro lugar”. En definitiva, “este nuevo proyecto mejora, con mucho, planteamientos y programas anteriores”.

La mayoría de los padres de familia quieren orientar a sus hijos sobre el sexo y la sexualidad pero no están seguros de cómo deben hacerlo ni como afrontar sin complejos la conversación. Sin embargo, nuestros hijos poseen mucha más información sobre estos temas de la que los padres sospechan.

Hablemos de sexo con nuestros hijos es una guía práctica, repleta de orientaciones didácticas y situaciones cotidianas, de educación afectivo-sexual de los cero años a la adolescencia con el fin de dar a los padres pautas concretas para hablar sobre la sexualidad con sus niños y adolescentes.

Una guía basada en los programas de educación afectiva y sexual de la Fundación Desarrollo y Persona realizados con éxito durante los cuatro últimos años entre más de 10.000 jóvenes de toda España, que propone un modelo educativo sólido, directo y abierto para apoyar el desarrollo de nuestros hijos, informar su aprendizaje, y acompañarlos en el descubrimiento del sentido de la realidad sexual. Así, los adolescentes y jóvenes serán capaces de alejarse de  prácticas y conductas de riesgo, estableciendo relaciones de respeto y generosidad, que constituyen la condición de relaciones interpersonales y afectivas estables y la base de una futura vida familiar.

Descargar pdf

EDUCACION EN VALORES UNIVERSALES SE EXTIENDE

Organizaciones y países se unen al esfuerzo de educar a los niños en valores para formarlos como mejores ciudadanos.

Esta vez fue en Panamá y con la empresa Chevrón-Texaco que el programa “Aprendiendo a Querer” va a sentar sus bases en el país centroamericano, con el propósito de despertar en los jóvenes estudiantes los valores universales, como el respeto a sí mismos y a los demás, la amistad, la lealtad, la perseverancia, la integridad, el optimismo y el anhelo a pertenecer como persona válida y respetada en una sociedad. Se pondrán en práctica así, actividades curriculares para formarlos a ser mejores para su país y el mundo.

El convenio beneficiará a unos diez mil estudiantes quienes recibirán los libros necesarios que la compañía Chevrón entregó al ministerio de Educación de esa nación, con la colaboración directa de la Alianza para la Familia, AFF, ONG promotora del proyecto. Participaron en el acto de entrega de los textos, la Ministra de Educación panameña, Lucy Molinar; Pedro Segui, gerente de Ventas al Detal y Clientes Industriales de Chevrón, y, Cristina Burelli, Directora Ejecutivo de AFF.De esta manera, AFF contribuye con la empresa petrolera en una de sus más importantes áreas de acción, la educación dentro del contexto de desarrollo de los países.

El Sr. Segui señaló que en la última década han participado en diferentes comunidades del mundo con programas enfocados en la formación estudiantil, principalmente en la búsqueda de crear conciencia sobre los valores humanos. Y con este convenio precisamente alcanzan uno de sus máximos objetivos, porque en “Aprendiendo a Querer” encontraron las herramientas necesarias para poner en práctica sus planes.

Son doce textos dentro del plan suscrito, que pueden ser usados en la escuela primaria y secundaria en todos los años de estudio. Allí se presentan historias y situaciones donde los mismos alumnos se reconocen en sus diferentes etapas de desarrollo. Se les dan los instrumentos para hacerles pensar y tomar decisiones y las formas positivas de enfrentar las consecuencias de sus acciones, de una manera responsable y seria.

Con el material en sus manos tienen la oportunidad de usar las mejores vías para desenvolverse en la vida tomando en cuenta la familia, la amistad, los amiguitos, romances, sexo, matrimonio, entre otras responsabilidades y decisiones, para luego aplicar en forma consciente principios específicos como la regla de oro, comportamiento en grupos de trabajo, responsabilidad personal y respeto por la propiedad de otros, entre muchos otros aspectos importantes del diario vivir. De esta manera los jóvenes aprenden el sentido correcto de los valores universales y se forman con  un sistema coherente que les abre sus mentes a un mundo de posibilidades, incluyendo salud, felicidad y progreso.

Este modelo de enseñanza está siendo usado ya en muchos países y sigue conquistando voluntades para su implementación. La respuesta ha sido totalmente positiva, tanto de los jóvenes, como de los maestros, como de los padres y de las comunidades. Son muchas las instituciones que han solicitado y están esperando la colaboración de la Alianza para la Familia, para implementar el programa “Aprendiendo a Querer” en sus aulas.

Más información: www.infoval.org, www.allianceforfamily.org