La sección española del Pontificio Instituto Juan Pablo II, con sede en la capital valenciana, ha creado por encargo del Arzobispado de Valencia un programa de educación afectivo-sexual dirigido a los colegios que quieran desarrollarlo. Según ha informado el Arzobispado en un comunicado, muchos centros católicos han expresado su intención de implantar el programa, que también podrán impartir los públicos que lo deseen, tras solicitarlo previamente.

El programa, en cuya elaboración han participado más de veinte profesores y especialistas, ha sido presentado ya por la comisión diocesana de Enseñanza a los colegios diocesanos, que son dependientes del Arzobispado, así como a los religiosos, que están vinculados a la Federación Española de Religiosos de la Enseñanza, presentes en la archidiócesis de Valencia.

Para todos esos centros escolares, el programa se oferta como una “propuesta educativa” y, por tanto, “no obligatoria”, pero al mismo tiempo representa un “material de referencia o un modelo a la hora de impartir este tipo de enseñanzas”, según ha explicado Rafael Cerdá, presidente de la comisión diocesana de Enseñanza.

Asimismo, los materiales creados para el programa han sido enviados a los obispados de todas las diócesis de la Provincia Eclesiástica Valentina, tras acordarlo los obispos que la conforman (Valencia, Segorbe-Castellón, Orihuela-Alicante, Mallorca, Menorca e Ibiza).