por Martha Morales

“El que un adolescente sea casto es absolutamente esencial para su felicidad”, asegura Patrick Fagan, experto en Antropología de la sexualidad. El también afirma que quisiera con cariño gritar a los jóvenes: “No te dejes engañar y pienses que la mayoría de los jóvenes tienen relaciones sexuales. ¡No las tienen! Hay mucho que saber y que pensar antes de acceder a ellas”.

Las relaciones sexuales entre adolescentes son un riesgo para tu cuerpo, para tus emociones y para tu futuro. Es maravilloso que en Estados Unidos crezca cada vez más la abstinencia sexual entre los jóvenes.

Es cierto que hay jóvenes que deciden tener relaciones sexuales; pero eres tú quien tendrá que vivir con las consecuencias de tu decisión. Hay muchas formas de expresar tu cariño sin tener relaciones íntimas. Trata de evitar las situaciones que intensifiquen las emociones sexuales. Es más difícil “frenar” entonces.

Carlos Beltramo dice que los besos y caricias mueven las hormonas. A veces, tú como joven puedes afirmar:

— Las hormonas son imparables.

— Y ¿dónde estuviste?—, te preguntamos.

— En un parque a las 3 a.m… Bueno, estuve desde las 8 p.m. allí con mi novia.

¿Quién eligió? ¿Quién se puso en esa situación? Es normal que haya impulsividad si nos ponemos en la ocasión: un piquito, otro piquito, un tercer besito. Luego “¡Qué cansados estamos! Vamos a sentarnos en el sillón”. Pregúntate: ¿Por qué te metiste en el departamento con ella? Es subirse al caballo y darle con la espuela.

Hay adolescentes que piensan: “Si ella no cede, no me ama”. Al ser un sentimiento, al enamoramiento lo matan fácilmente las experiencias negativas. El verdadero amor crece, aunque haya experiencias difíciles.

Para vivir la pureza (castidad), mantente ocupado (a) con los deportes y con las actividades en grupo.

Algunos adolescentes ven la sexualidad como una actividad de ocio placentera, por eso hay menos densidad en el enamoramiento, menos pretensión de eternidad. La experiencia del enamoramiento es la más plena de las experiencias. No es electiva, es sorpresiva. Yo me sorprendo enamorado.

Si tú y tu pareja no pueden ponerse de acuerdo, entonces quizás es mejor que busques a otra persona que piense igual que tú. Decir “no” puede ser la mejor manera de decir “te amo de verdad”. La castidad no es rechazo ni menosprecio del amor. Significa más bien defender al amor del egoísmo.

Repito: El que un adolescente sea casto es absolutamente esencial para su felicidad. La masturbación y la pornografía hacen que el hombre busque el placer al ritmo de su sexo. Genera placer, sí, pero no entrena para ser feliz. No entrena para amar.

Las personas necesitan crecer en la paciencia. Este es un déficit muy común en la sociedad moderna, pues se alienta la gratificación instantánea desde la infancia. Para cobrar fuerza en la virtud de la paciencia, la persona no debe darse a la impaciencia, pues al hacerlo debilita la virtud y fortalece el defecto.¡Vale la pena crecer en buenos hábitos y esperar!

DESCARGAR pdf

Como consecuencia del primer factor, se verifica una ilimitada invasión de mensajes de contenido sexual, la exaltación de la llamada libertad sexual, la omnipresencia de lo sexual en todos los ámbitos culturales: publicidad, prensa, radio, cine, televisión, internet, espectáculos, educación, ocio, deporte, trabajo… Estudios recientes han mostrado que el 75% de las películas que se ven en la televisión por cable son pornográficas, con escenas cada vez más violentas y agresivas, porcentaje que aumenta hasta un 92% entre los clientes de los  hoteles. La proliferación de imágenes sexuales demuestra que vivimos en una sociedad erotizada, que permanentemente excita a los individuos desde el punto de vista sexual, condicionando fuertemente la elaboración de la sexualidad juvenil. Muchos jóvenes, de hecho, visitan las páginas web pornográficas, y algunos de ellos, así alimentados, se encierran en una sexualidad imaginaria y violenta, en la que domina una masturbación vivida como fracaso de llegar al otro y que por lo tanto puede complicar la elaboración del impulso sexual. La masturbación, si dura en el tiempo, es siempre síntoma de un problema afectivo y de una falta de madurez sexual.

La propaganda tiende, pues, a cosificar la sexualidad y a hacer de ella objeto de consumo. Se trata de una concepción utilitarista que se aplica a la sexualidad considerándola un producto de consumo. La sociedad del bienestar basa su éxito en la promesa de satisfacción de los deseos humanos en un modo inimaginable. Esta sociedad logra hacer permanente la no-satisfacción. Como toda relación es débil, tratemos de tener cuantas más mejor, de modo que podamos encontrar aquí y allá algo que nos satisfaga, comprensión o simpatía. El criterio comercial para extender su consumición es claro: más cantidad, mayor rapidez de excitación, más intensidad de placer.

Este uso de la sexualidad genera, además, una gran cantidad de intereses económicos que la convierten en un mercado atractivo y floreciente que rinde cuantiosos beneficios y que, por ello, se extiende en numerosas ramificaciones: el negocio de la pornografía, la prostitución, los medios anticonceptivos, el aborto, etc. La sexualidad se considera un fin lucrativo y de compraventa. Su oferta genera y promueve una repetición de experiencias sexuales, cuya consumición masiva es el fin que se persigue. La invasión y saturación de sexo parece atravesar transversalmente toda la cultura de la sociedad actual, que sorprende al hombre en cualquier esquina, anuncio, revista, programa, película, dirección de internet… creando una sensación de indefensión que resulta no pocas veces abrumadora, con la tentación de resignarse a no poder hacer nada, a tener que “habituarse a convivir” con todo ello.

Amsterdam, 10-12 de Agosto, 2009

V Congreso Mundial de las FamiliasSe ha celebrado en este mes de agosto el V Congreso Mundial de las Familias, que constituye la mayor y más plural reunión de asociaciones dedicadas a la promoción de la familia en todo el mundo. Sesenta y tres países de los cinco continentes han estado representados por casi mil participantes, que se dieron cita en el Centro de congresos RAI de Amsterdam. Más de tres mil siguieron por internet el Congreso. El título de esta edición ha sido “La Familia: Más que la Suma de sus Partes”.

Los congresos mundiales de la familia se celebran aproximadamente cada dos años. Las sedes anteriores fueron: Praga, Ginebra, México y Varsovia. Surgieron por iniciativa del Howard Center de los EEUU. Su punto de partida es el artículo 16 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “la familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado”. Las bases de estos congresos se concentran en el valor irremplazable de la familia natural y la inviolabilidad de la vida humana. Sobre todo desde el congreso de Ginebra estos congresos constituyen una celebración de la familia, un encuentro para colaborar y mejorar las prácticas en el fomento de la vida familiar y un ágora para el intercambio académico de propuestas e investigaciones sobre la familia, la educación y el progreso social.

Los numerosísimos oradores del V Congreso Mundial de las Familias fueron destacados exponentes internacionales de la política, las ciencias, la labor social, la espiritualidad y el arte. Abrió el Congreso el viceprimer ministro y ministro holandés de juventud y familia. Participaron parlamentarios de varios continentes y reputados científicos sociales. Hubo una rica y variadísima representación de credos entre los organizadores, los ponentes y los asistentes: judíos, musulmanes, baptistas, luteranos, presbiterianos, católicos, ortodoxos, mormones, hinduistas, etc.

Algunas de las temáticas generales de las sesiones fueron: modernidad de las familias y valores tradicionales; familia y educación; matrimonio, sexualidad y derechos de la familia; las familias en países en desarrollo; la ayuda a las familias empobrecidas; la influencia de los medios de comunicación en la familia; la solidaridad familiar; la migración y la vida familiar; el sida y la familia; familia y demografía; el respeto a la vida humana y los derechos humanos; la influencia de Naciones Unidas en las legislaciones; familia y bioética; trabajo y familia; la fe y la libertad de expresión. Otras cuestiones abordadas fueron la escuela en el hogar, la pornografía en la red y el tráfico de mujeres y niños.

Siempre se tuvieron muy presentes la perspectiva y la problemática femeninas y la importancia de la maternidad. No pudo obviarse la labor de los grupos y poderes antifamiliares, que se infiltran en los organismos internacionales e introducen un lenguaje engañoso. Se presentó una película sobre la familia (“Fireproof: Never leave your partner behind”) y un documental sobre el invierno demográfico. Hubo tiempo incluso para la actuación del cantante norteamericano John Waller.

En torno al núcleo del Congreso se organizaron seminarios paralelos o vespertinos de gran interés, como un cursillo de formación de dirigentes y emprendedores (The Leadership Institute) y una mesa redonda de testimonios de mujeres que han abortado y superado las secuelas de tal trance. En esta mesa hablaron también expertas psiquiátricas en el síndrome postaborto. En EEUU la Justice Foundation ya ha recogido 4500 testimonios escritos de mujeres que abortaron. Así pueden evidenciarse ante la Corte Suprema las demoledoras consecuencias que tiene para la mujer el aborto provocado.

En el salón contiguo al auditorio principal, diferentes organizaciones establecieron un rico despliegue de mesas informativas de proyectos y bibliografía que agilizaron el intercambio de experiencias.

Además del esperado seguimiento mediático internacional, es destacable el gran impacto que el Congreso causó en la opinión pública y en los medios holandeses. Gracias al Congreso se reabrió un vivo debate sobre la familia en la sociedad de los Países Bajos. Esta nación no es encasillable y se encuentra en un proceso de replanteamiento de sus políticas sociales y familiares. La coalición gubernamental, con dos partidos de inspiración cristiana, ha establecido por primera vez en su país un ministerio de la familia.

Los países con más congresistas fueron Holanda, EEUU y México. De este país hubo una amplia representación parlamentaria que dio a conocer una extensa red de ayuda a la vida y la familia: “Red Familia”. La delegación española estuvo compuesta por personas de diversas regiones y variada extracción profesional, predominando sin duda la juventud. La Federación Española de Asociaciones Provida estuvo representada por su presidenta. La asociación HazteOír fue una de las cuarenta organizaciones patrocinadoras del Congreso. Sorprendentemente, el coordinador de este grupo hispano para el Congreso de Holanda ha sido un prometedor madrileño de dieciséis años. España es uno de los países candidatos para acoger el próximo Congreso.

La Declaración de Amsterdam, como expresión común y sintética de los congresistas, reafirma la noción natural de familia, destacando la apertura a la vida y los lazos intergeneracionales. Se define “pro-niño”, con todas las consecuencias. Sostiene que el futuro de las naciones descansa en familias espiritualmente consolidadas y que las organizaciones religiosas han de poder expresarse libre y públicamente sobre el matrimonio y la familia. Recuerda que la familia natural es anterior al estado y que éste ha de respetar su autonomía. Apela a una legislación y unas políticas que apoyen la familia natural y la educación de los hijos, frenen el divorcio, protejan el derecho primario de los padres a orientar moralmente a sus hijos, y salvaguarden la invulnerabilidad de la vida humana, especialmente en su comienzo y su final. El Congreso de Amsterdam y su Declaración dieron especial importancia a la situación de la familia natural en las naciones en desarrollo. Desde esta perspectiva, la Declaración afirma: la importancia de la solidaridad intergeneracional y de la familia extensa; la familia natural como solución para la pobreza; la preocupación por el declive de la natalidad como clave del problema demográfico, que desaconseja el aborto (incluido el aborto selectivo de niñas); la respuesta al sida a través de programas educativos de promoción de la abstinencia, la fidelidad y la formación del carácter (cuyo óptimo resultado se ha comprobado en países como Uganda y Filipinas); y un enfoque sanitario centrado en la familia.

La organización del Congreso invitó a ponentes de posiciones opuestas, pero bastantes de éstos excusaron su asistencia. Con ello, quedó patente quiénes son los que temen debatir e intercambiar argumentos.

Dr. Pablo López López
(Filósofo, pedagogo, filólogo clásico y teólogo, Traductor-intérprete voluntario en el Congreso)

http://www.worldcongress.org/