EL MÉTODO BILLINGS.
EL MÉTODO SINTOTÉRMICO.
EL MÉTODO DE LA TEMPERATURA BASAL.

Estos métodos para reconocer la fertilidad pueden utilizarse para buscar o evitar el embarazo, además de servir para conocerse mejor.

Dada la importancia de la decisión de tener o no un hijo, ésta debe tomarse de común acuerdo:

– Valorando con generosidad y responsabilidad las distintas circunstancias de salud psicofísica, socioeconómicas, …

– Utilizando medios que no lesionen la doble dimensión unitiva y procreativa de la sexualidad.

En el caso de que se den circunstancias que aconsejen distanciar o que hagan necesario evitar una nueva concepción, habrá que prescindir, de mutuo acuerdo, del acto sexual durante el periodo fértil de la mujer. Mientras que en el caso de que se busque tener un hijo, se aprovechará precisamente este periodo, para facilitar que se produzca el embarazo.

Es necesario que los cónyuges estén de acuerdo para llevar un estilo de vida que les ayude a ejercer su paternidad responsable, y que tiene efectos sumamente positivos y enriquecedores para su convivencia.

Las abstinencias temporales, decididas por el hombre y la mujer de mutuo acuerdo, no solo no debilitan el amor, sino que lo hacen más fuerte, más libre y más profundamente personal.


Los métodos de reconocimiento de la fertilidad junto con la continencia periódica constituyen una forma sana y responsable de entender y vivir la sexualidad.

Los métodos de reconocimiento de la fertilidad y el autodominio están al servicio y son exigencias de la paternidad responsable porque como leemos en HV 10: “En relación con los procesos biológicos, paternidad responsable significa conocimiento y respeto de sus funciones; la inteligencia descubre, en el poder de dar la vida, leyes biológicas que forman parte de la persona humana. En relación con las tendencias del instinto y de las pasiones, la paternidad responsable comporta el dominio necesario que sobre aquellas han de ejercer la razón y la voluntad. En relación con las condiciones físicas, económicas, psicológicas y sociales, la paternidad responsable se pone en práctica ya sea con la deliberación ponderada y generosa de tener una familia numerosa ya sea con la decisión, tomada por graves motivos y en el respeto de la ley moral, de evitar un nuevo nacimiento durante algún tiempo o por tiempo indefinido. La paternidad responsable comporta sobre todo una vinculación más profunda con el orden
moral objetivo, establecido por Dios, cuyo fiel intérprete es la recta conciencia. El ejercicio responsable de la paternidad exige, por tanto, que los cónyuges reconozcan plenamente sus propios deberes para con Dios, para consigo mismo, para con la familia y la sociedad, en una justa jerarquía de valores.”

Existen métodos directos para conocer la fertilidad de uso en clínica: ecografía y medición de hormonas en sangre. Pero hay también métodos para reconocer la fertilidad indirectos porque se basan no en la medición directa de las hormonas sino en la observación de los efectos de esas hormonas. Entre los métodos indirectos para reconocer la fertilidad se encuentran 1) los monitores o medios técnicos: PERSONA, BIOSELF, CLEARPLAN…y 2) los métodos para reconocer la fertilidad tradicionales: Billings, Sintotérmico y Método de la temperatura basal. De estos tres últimos vamos a hablar en este apartado titulado: Métodos de Reconocimiento de la Fertilidad y Sexualidad.

Su rigor científico es innegable. Vienen estudiándose durante décadas y su elevada eficacia ha sido ampliamente demostrada.

Se basan en la observación de signos o síntomas biológicos que tienen lugar en la mujer durante su ciclo ovárico. Con la observación de estos signos, la mujer puede reconocer cuándo se encuentra en un periodo fértil o infértil de su ciclo (el hombre en condiciones normales produce espermatozoides de forma continua pero la fecundación y concepción solo es posible durante el periodo fértil de la mujer).

El periodo fértil del ciclo ovárico se determina analizando lo que está sucediendo en el ciclo actual, mediante auto-observación e interpretación de los cambios cíclicos, principalmente de la secreción del moco cervical y de la temperatura basal.

Los métodos de reconocimiento de la fertilidad tradicionales son fáciles y seguros para distinguir esos periodos de fertilidad e infertilidad en la mujer.