DESCARGAR PDF: El programa Teen Star para la educación afectivo-sexual

La misión de TeenSTAR es proporcionar un programa educacional para adolescentes en cooperación con sus padres, basado en la dignidad de la persona  humana. TeenSTAR enseña una sexualidad holística que incorpora aspectos físicos, intelectuales, emocionales, sociales y espirituales del individuo para formar  jóvenes libres, informados y responsables de sus decisiones y compromisos.

En la pedagogía del programa es fundamental el grupo de interacción para poder conseguir los objetivos. Los grupos de interacción están formados por los padres, los adolescentes y los educadores.

Padres: Conscientes de que “los padres son los primeros y principales educadores de sus hijos, y en este campo tienen una competencia fundamental: son educadores por ser padres”18. TeenSTAR es un programa orientado a ayudar en la misión educativa de los padres. Esto es necesario durante la adolescencia, ya que la persona establece su propia identidad y para ello se cuestiona los valores aprendidos.

Adolescentes: Los adolescentes necesitan efectuar sus propios descubrimientos y llegar a sus conclusiones para ser capaces de tomar decisiones respecto de su comportamiento. Durante la adolescencia puede existir una “sordera” temporal a las enseñanzas que los adultos quieren entregar a los jóvenes. Por este motivo, se pensó que un aprendizaje basado en la experiencia del reconocimiento de la fertilidad ayudaría a los jóvenes a integrar su ser biológico a su persona. El  conocimiento de su propia fertilidad ayuda a los jóvenes a entender su sexualidad así como su capacidad de procrear. El asumir que se tiene la capacidad biológica se ser padre o madre permite tomar una libre decisión del momento en el cual el joven desea expresar esta potencialidad.

Educadores: TeenSTAR, a través de seminarios de capacitación, forma educadores con una hipótesis de realidad acerca del ser humano.

DESCARGAR pdf: El programa Teen Star para la educación afectivo-sexual

La misión de TeenSTAR es proporcionar un programa educacional para adolescentes en cooperación con sus padres, basado en la dignidad de la persona humana. TeenSTAR enseña una sexualidad holística que incorpora aspectos físicos, intelectuales, emocionales, sociales y espirituales del individuo para formar jóvenes libres, informados y responsables de sus decisiones y compromisos.

En la pedagogía del programa es fundamental el grupo de interacción para poder conseguir los objetivos. Los grupos de interacción están formados por los padres, los adolescentes y los educadores.

Padres: Conscientes de que “los padres son los primeros y principales educadores de sus hijos, y en este campo tienen una competencia fundamental: son educadores por ser padres”18. TeenSTAR es un programa orientado a ayudar en la misión educativa de los padres. Esto es necesario durante la adolescencia, ya que la persona establece su propia identidad y para ello se cuestiona los valores aprendidos.

Adolescentes: Los adolescentes necesitan efectuar sus propios descubrimientos y llegar a sus conclusiones para ser capaces de tomar decisiones respecto de su comportamiento. Durante la adolescencia puede existir una “sordera” temporal a las enseñanzas que los adultos quieren entregar a los jóvenes. Por este motivo, se pensó que un aprendizaje basado en la experiencia del reconocimiento de la fertilidad ayudaría a los jóvenes aintegrar su ser biológico a su persona. El conocimiento de su propia fertilidad ayuda a los jóvenes a entender su sexualidad así como su capacidad de procrear. El asumir que se tiene la capacidad biológica se ser padre o madre permite tomar una libre decisión del momento en el cual el joven desea expresar esta potencialidad.

Educadores: TeenSTAR, a través de seminarios de capacitación, forma educadores con una hipótesis de realidad acerca del ser humano.

descargar PDF: Llamados al amor – Archimadrid

La familia, imagen de Dios

Vamos a hablar de la familia.
De esposos, de padres e hijos;
de la convivencia, la comunicación, la educación…
De la felicidad que sentimos cuando sabemos que estamos unidos,
y de dificultades, problemas, luchas, logros y fracasos…
Pero lo primero de todo será hablar del amor.
Es el fundamento de la familia.
Sin el amor, no damos un paso.
No nos contentamos con intercambiar ideas y opiniones.
Eso nos ayudaría a saber más, pero saber no es suficiente.
Compartiremos criterios, valoraciones, sentimientos… la vida.
Compartiremos nuestra búsqueda.
Y la fe en Jesucristo,
que nos hace ver la vida con más claridad, y nos da fuerza para afrontarla.
Queremos vivir la familia, como Dios nos ha hecho capaces de vivirla.
Lo sabemos:
¡con Cristo es posible!