Con el método sintotérmico de doble comprobación se emplean dos parámetros para determinar el final del periodo infértil preovulatorio y también dos parámetros para determinar el comienzo del periodo infértil postovulatorio.

Para conocer el final del periodo infértil preovulatorio:

– Moco cervical (apariencia y sensación).
– Cálculo.

Para conocer el principio del periodo infértil postovulatorio:

– Moco cervical (apariencia y sensación).
– Temperatura basal.

Es el método que ha conseguido mejor índice de eficacia, junto con menor abstinencia, debido a esta doble comprobación.

Estos parámetros se anotan en la gráfica y aunque se analizan por separado, la visión de todos en conjunto sirve de gran ayuda.

En algunas situaciones especiales cuando la mujer no puede observar con claridad alguno de los parámetros anteriores, se le enseña la autopalpación cervical como parámetro auxiliar.

Periodo infértil preovulatorio:

Se consideran días infértiles los cinco primeros días del ciclo:

– Siempre que no aparezcan signos de fertilidad en el moco.
– Siempre que ninguno de los doce ciclos anteriores haya durado menos de venticinco días.
– Siempre que el ciclo anterior se haya comprobado el ascenso de la temperatura durante al menos tres días consecutivos.

Como se ve, con el método sintotérmico de doble comprobación se consideran infértiles los días de la regla si se cumplen las condiciones anteriores.

Nada más terminar con la menstruación, hay que empezar a observar el moco cervical (apariencia y sensación).

¿Cómo determinar el final del periodo infértil preovulatorio?

El final del periodo infértil preovulatorio lo sabremos aplicando dos parámetros (moco y cálculo). Así serán infértiles también los días que se obtienen aplicando el cálculo:

– Siempre que no se haya observado antes ningún cambio en el moco cervical (apariencia y sensación), con respecto a lo que se observe habitualmente durante el periodo infértil preovulatorio.

Periodo fértil:

A partir del día determinado aplicando el cálculo, se considera que nos encontramos en periodo de posible fertilidad. Hay que empezar a tomarse la temperatura todos los días, apuntándola en la gráfica. Poco a poco la mujer podrá observar como el moco cervical va evolucionando hacia características de fertilidad. Cada vez va siendo más abundante y fluido hasta que se observa el moco transparente, elástico, como clara de huevo cruda. La sensación que percibe la mujer es de húmeda o mojada y resbalosa o lubricada. La temperatura sigue oscilando en un nivel de temperaturas bajas.

Una vez que ocurre la ovulación, cambia el moco (apariencia y sensación) y se eleva la temperatura.

¿Cómo determinar el comienzo del periodo infértil postovulatorio?

Hay que interpretar cada parámetro por separado.

Según el moco cervical, el primer día infértil postovulatorio será el tercer día después del dia pico por la noche.

Según la temperatura basal, es el tercer día de temperatura elevada por la noche si cumple la regla de la temperatura.

El periodo infértil postovulatorio comienza, con este método de doble comprobación, cuando cumplen las reglas los dos parámetros. Si no coinciden, hay que esperar a que las cumpla el más tardío.

Regla de la temperatura (regla de 3 sobre 6):

La temperatura ha subido cuando tenemos tres días consecutivos de temperatura más alta que la de los seis días precedentes.

Primero se traza una línea horizontal sobre la temperatura más alta de las seis anteriores a la subida: nivel de temperaturas bajas o línea de base.

El periodo infértil postovulatorio comienza el tercer día de temperatura alta, si está por lo menos dos décimas por encima de la línea de base.

Excepciones:

Si el tercer día no está 0.2ºC por encima de la línea de base, se espera al cuarto día. El cuarto día no es necesario que esté 0.2ºC por encima de la línea de base, basta con que esté por encima de la misma.

Si la segunda o la tercera temperatura alta cae a la línea de base o por debajo de la misma, se espera al cuarto día. El cuarto día en este caso, si que tiene que estar al menos 0.2ºC por encima de la línea de base.

Es un método sencillo de aprender y aplicar. Únicamente hay que observar el signo del moco cervical (apariencia y sensación).

Lo que se observa durante el día, se indica en la gráfica utilizando unos colores:

Rojo:

regla o cualquier sangrado (spotting).

Verde:

– no hay moco.
– seca.

Se utiliza en el CIB seco y en fase postovulatoria si son días con sensación seca y sin moco:

– con 1, 2 y 3 después de un parche de moco o spotting.
– con 1, 2 y 3 y además con niñito, después del pico.

Amarillo:

– moco infértil.
– seca.

Se utiliza en CIB de moco constante y en fase postovulatoria si son días con sensación seca y moco infértil:

– con 1,2 y 3 después de un parche de moco o spotting.
– con 1,2 y 3 y además con niñito después del pico.

Blanco:

– moco fértil (evolución típica del moco a medida que se aproxima la ovulación).
– resbalosa o mojada.

– siempre se pone además niñito.
– con niñito y además con un aspa indica el día pico.

¿Qué es el Cuadro Infértil de Base (CIB)?

Son los primeros días infértiles, es decir, desde que termina la regla, hasta que comienza la evolución típica del moco. El CIB no se da en mujeres con ciclos cortos.

Puede ser de dos tipos:

1. CIB seco (sensación seca/no hay moco).
2. CIB de moco constante (sensación seca/moco infértil, siempre con las mismas características).

El CIB se determina después de observarlo durante tres ciclos seguidos, tiempo imprescindible para estar segura, ya que cualquier variación en el mismo significa el comienzo de la evolución del moco hasta la ovulación, es decir, el comienzo de la fertilidad.

¿Qué son los parches de moco?

Puede suceder que el CIB se vea interrumpido:

– En el CIB seco, por cualquier aparición de moco o de sensación mojada o resbalosa.

– En el CIB de moco constante, por un cambio en la cantidad o aspecto del moco, o aparición de sensación mojada o resbalosa.

Pero luego se recupera el CIB. Estas interrupciones del CIB se denominan “parches de moco” y son la consecuencia de intentos de arranque hacia ovulación por parte del ovario.

¿Qué es la evolución típica del moco?

Se considera evolución típica (típica porque en cada mujer se da con características propias) del moco cervical, aquellos días que van desde que termina el CIB hasta el día pico. Es de una duración variable.

¿Qué es el día pico o pico del moco?

Es el último día de la evolución del moco hacia características de fertilidad. Es el último día en que está presente el moco elástico, transparente, como clara de huevo cruda y/o la sensación de mojada o de lubrificada. Se marca en la gráfica con un aspa o con un “0”, el día posterior cuando ya no se observa ninguna de las tres cosas.

¿Cuáles son los días infértiles según el método Billings?

– Los días del CIB noches alternas.

– Desde el cuarto día después del día pico  del moco por la noche y hasta la regla siguiente.

Antes de exponer brevemente cada método, vamos a describir qué es lo que se puede observar y cómo se anota. Atenderemos a los siguientes síntomas o parámetros:

MOCO CERVICAL
TEMPERATURA BASAL
CÁLCULO
CAMBIOS DEL CUELLO CERVICAL

Cada uno de los métodos de reconocimiento de la fertilidad se basa en la observación de uno o varios de estos signos o parámetros, tal como veremos después.

MOCO CERVICAL

¿Qué es?

Es una secreción que se produce en las criptas del cuello del útero y escurre por la vagina, por lo que puede ser recogido a la entrada de la misma.

John Billings y su esposa Evelyn, profesores de la Universidad de Melbourne (Australia) iniciaron sus estudios sobre el moco cervical en los años 50. Demostraron que la mayoría de las mujeres podía observar y distinguir los cambios en la consistencia, aspecto y cantidad del moco a lo largo del ciclo, según el predominio de una u otra hormona:

– Durante el periodo fértil del ciclo, el folículo a medida que va creciendo en el ovario va produciendo cada vez más estrógenos. El predominio de esta hormona dará como resultado un moco fluido, transparente, elástico, que protege a los espermatozoides del medio ácido vaginal y facilita su ascenso por el cérvix hacia el útero. Este moco escurre por el cuello del útero y después por la vagina. Así la mujer podrá no solo verlo y recogerlo en la vulva, sino también sentirlo como una sensación de mojada o resbalosa.

– Durante los periodos infértiles predomina otra hormona, la progesterona, especialmente después de la ovulación. El cuerpo amarillo o lúteo (restos celulares del folículo roto), la produce en gran cantidad. Por eso se produce un moco denso y compacto, que queda en el cuello del útero a modo de tapón, impidiendo el ascenso de los espermatozoides (aunque su misión principal es mantener el útero aislado para que no entren gérmenes que podrían dañar al embrión en caso de haberse producido una fecundación).

El Prof. Odeblad de la Universidad de Umea en Suecia descubrió que no se trataba de un solo tipo de moco cervical que variaba en cantidad y contenido acuoso, sino que a lo largo del ciclo ovárico se producían distintos tipos de moco cervical. Publicó su descubrimiento y estudió minuciosamente la estructura y posible función de cada uno de ellos y su relación con la fertilidad.

¿Cuándo y cómo se observa?

Se observa durante todo el día. Cada vez que la mujer va al baño, (antes y después de orinar) y pasa un trozo de papel higiénico por la entrada de la vagina, puede recogerlo y observarlo.

¿Qué se observa?

Apariencia: Tras pasar el papel higiénico se mira para ver si hay moco pegado o si no hay nada. Si se puede coger con el papel o con los dedos, es moco; si no se puede, no es (podrá ser secrección vaginal… pero no es moco).

En caso de encontrar moco, nos fijamos en las características:

Aspecto: opaco (blanquecino, amarillento, o transparente) (si el moco es rosa o marrón ello indica que contiene algo se sangre y esto se valora y se apunta como spotting o manchado)
Consistencia: pegajoso, grumoso, elástico…
Cantidad: abundante, escaso…
Sensación: Podemos distinguir tres tipos.

1. Lubrificada o resbalosa: la vulva está como engrasada, el papel resbala.
2. Húmeda o mojada: esta sensación se puede percibir en cualquier momento del día, es la sensación de que “algo cae”, como cuando va a bajar la regla y la mujer nota que se ha calado. Aunque luego se mire y no haya nada, la sensación la ha tenido.
3. Seca: cuando no se ha dado en todo el día ninguna de las dos situaciones anteriores. El papel no resbala, la vulva está más bien rasposa, y no se ha tenido en ningún momento del día la sensación de que “algo cae”.

¿Cuándo se anota?

Se anota por la noche en la gráfica, como resumen del día. Se debe apuntar siempre lo que haya sido más fértil, aunque lo hayamos observado o sentido solo una vez.

Respecto a la apariencia: lo más fértil será el moco filamentoso, elástico (se estira 2 cm. o más sin romperse), transparente, como clara de huevo cruda. En todo caso será más fértil el moco más acuoso o fluido.

Respecto a la sensación: el signo de fertilidad viene dado por la sensación de resbalosa o lubrificada y de mojada o húmeda.

TEMPERATURA BASAL

En 1926 Van der Velde descubrió que en el ciclo de la mujer había dos etapas térmicas. Algunos investigadores de distintos países comprobaron este hecho. El primero que utilizó los cambios de la temperatura para determinar los días infértiles del ciclo fué el sacerdote alemán W. Hillebrandt en 1935.

Durante la primera parte del ciclo (desde que empieza la menstruación hasta que ocurre la ovulación), la temperatura oscila en un nivel bajo; durante la segunda parte del ciclo (desde que se produce la ovulación hasta el último día del ciclo), la temperatura oscila en un nivel más alto.

Termómetro: Conviene utilizar un termómetro de mercurio. Hay que utilizar el mismo termómetro para un mismo ciclo, porque de utilizar uno u otro puede haber pequeñas diferencias. Si se rompe un termómetro y se utiliza otro, hay que anotarlo en la gráfica.

¿Cómo y cuándo se toma la temperatura?

– Se toma por la mañana antes de levantarse.
– A la misma hora.
– En el mismo sitio del cuerpo:

– En la boca (bajo la lengua durante 5 minutos).
– En la vagina.
– En el recto.

(No sirve tomarla en la axila).

Condiciones:

– La mujer debe haber dormido tres horas seguidas o al menos haber permanecido una hora y media acostada antes de tomarla.

– Si no puede tomarse la temperatura por la mañana por razones de trabajo, también se puede por la tarde-noche, siempre a la misma hora y después de haber descansado durante una hora y media.

– Aunque hay que tomarla a la misma hora, es válido un margen de una hora más tarde o más temprano.

– No dejar de tomarse la temperatura aunque no se cumplan las condiciones, simplemente se anota en la gráfica la variación que haya ocurrido, para no llegar a interpretaciones erróneas.

CÁLCULO

Este parámetro ayuda a determinar el final del periodo infértil preovulatorio (los dias infértiles de la primera parte del ciclo).

Se puede calcular el último día infértil preovulatorio, aplicando uno de estos dos cálculos:

1. Cálculo menos 20 (o de Ogino modificado):

Ciclo más corto de los 12 ciclos anteriores menos 20 días.

Ej. Si el ciclo más corto de los doce anteriores es de 29 días:

29 – 20 = 9

El día 9 del ciclo, es el último día infértil preovulatorio.

2. Cálculo menos 8 (o de DÖring):

Este cálculo se adapta mejor a la fisiología individual, por eso es más recomendable.

Primer día de temperatura alta de los doce ciclos anteriores menos 8 días.

Ej. Si el primer día de temperatura alta de los doce ciclos anteriores ocurrió el día:

Día del ciclo 18 16 17 20 19 20 21 18 17 20 15 16

15 – 8 = 7

El día 7 del ciclo, es el último día infértil preovulatorio.

Este parámetro no se debe utilizar de manera aislada. El día obtenido aplicando el cálculo, es el último día infértil preovulatorio, siempre que la mujer no haya observado cambios en su moco (apariencia), con respecto a lo que observa siempre en sus primeros días infértiles y mientras su sensación sea seca (ni mojada ni lubricada).

CAMBIOS EN EL CUELLO CERVICAL

El cuello cervical o cérvix también sufre variaciones según el predominio de una u otra hormona. Estos cambios pueden ser reconocidos por la mujer mediante autopalpación cervical.

La autopalpación cervical la describió Keefe por primera vez en 1962.

– Después de la menstruación (primeros días infértiles), el cuello cervical está: duro, cerrado, bajo e inclinado.

– A medida que se acerca la ovulación (periodo fértil), el cuello está cada vez más blando, abierto, alto y recto.

– Después de la ovulación (periodo infértil postovulatorio), el cuello está de nuevo duro, cerrado, bajo e inclinado.

Es suficiente con observar con claridad dos de estas cuatro características de fertilidad/infertilidad.

¿Cuándo y cómo se realiza la autopalpación?

Preferiblemente por la noche, aproximadamente a la misma hora, con el mismo dedo (índice o corazón), sentada en el vidé o de pié, apoyando un pié sobre un taburete bajo.

Existe la posibilidad de recoger el moco cervical directamente del cuello del útero; en este caso habría que introducir el dedo índice y corazón juntos, para poder exprimir el cervix. De esta forma se obtiene el moco antes de que aparezca en la vulva y permite advertir el comienzo de la fertilidad con antelación.

La autopalpación cervical es un parámetro auxiliar que solo tiene sentido utilizarlo en algunas situaciones especiales, cuando alguno de los parámetros habituales no se observa con claridad.