Consiste en tomarse en serio el amor, y esperar a tener relaciones íntimas hasta el día del matrimonio. Los norteamericanos ya se dieron cuenta que un encuentro sexual puede contagiar cinco enfermedades diferentes, y que el único “método seguro” de no contraer enfermedades venéreas es que un hombre monógamo entre en relación con una mujer también monógama.

Se ha visto que las relaciones sexuales prematuras bajan la autoestima de las personas. Hay jóvenes que piensan: “Como empecé con relaciones sexuales, debo seguir, No valgo nada”. Y no ven que la vida humana es fallar y rectificar el rumbo, caer y levantarse, y que resultaría ridículo caer y quedarse en tierra. Para vivir la abstinencia sexual es necesario educar el carácter y reforzar a la voluntad

La Federación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos (FCAPA) de la provincia de Valencia ha mostrado hoy su respaldo al programa de educación afectivo-sexual elaborado por el Arzobispado y lo complementará con la puesta en marcha, de forma paralela, de un curso de formación dirigido a padres.

El presidente de la Federación, Nicolás Sánchez, ha valorado de “forma muy positiva” la iniciativa del Arzobispado “en la que hemos participado activamente desde el principio, en coherencia también con nuestras propias convicciones y por lo que lo consideramos muy necesario”, según ha indicado hoy a la agencia AVAN.

El curso de la FCAPA, iniciado en colaboración con la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir, se ofrece de forma gratuita a los padres católicos y “a todos aquellos que quieran conocer el magisterio de la Iglesia sobre sexualidad, matrimonio y familia”, según ha indicado hoy a la agencia AVAN

El programa formativo promovido por la FCAPA “pretende dar una respuesta a los padres que necesitan tener una formación básica sobre unos temas de gran actualidad y muy necesarios para ayudarles en la educación de sus hijos”, ha añadido.

El curso, que “refuerza el programa promovido por el Arzobispado”, se prolongará durante los meses de abril y mayo, y contará con expertos procedentes de diferentes universidades. Igualmente, analizará la “ética de la sexualidad, el matrimonio y la familia, el amor conyugal y la complementariedad hombre-mujer, la heterosexualidad y la homosexualidad, la familia en la transmisión de la fe, así “los embarazos imprevistos, las enfermedades de transmisión sexual y las campañas oficiales de prevención: errores y falacias”.

Las personas que quieran matricularse en el curso, “pueden hacerlo hasta el día 15 de marzo, remitiendo una ficha de inscripción a la sede de la Federación, sita en la calle Caballeros , 29 de Valencia, o al correo electrónico fcapa@fcapa-valencia.org y en el teléfono 96 391 69 02

Las sesiones formativas, que darán comienzo el próximo 25 de marzo, incluirán, entre otros temas, “los padres como principales educadores de los hijos”, “la paternidad y maternidad responsables”, el “desarrollo evolutivo de los hijos en todas sus dimensiones”, así como el conocimiento de la “forma y el sentido en que la Sagrada Escritura trata los temas de la sexualidad, matrimonio y familia”, ha explicado.

El programa, que se ofrecerá a los padres y madres de familia de forma gratuita, se celebrará en las instalaciones del Colegio San José de Calasanz de la ciudad de Valencia, situado en la calle Micer Mascó, 5.

Rebeca Reynaud

Se puede decir que la vida es una especie de preparatoria donde el único tema que debe aprenderse es el amor, donde las únicas calificaciones que interesan son las que se refieren a la asignatura del amor, donde la única reprobada absoluta es la de los que no aprenden a amar.

Si tu novio te pide la “prueba de amor” puedes estar segura de que se ama a él mismo, pero a ti, no te ama lo suficiente: Te quiere usar para su placer. “La persona ha de ser siempre afirmada o querida por sí misma”; nunca se le puede tratar como un medio para alcanzar placer, poder o dinero…, porque la rebajamos. En el noviazgo la entrega es espiritual, justamente porque los novios se están apenas conociendo, y no saben si sus caracteres son compatibles, si llegarán al matrimonio…  por convicción.

Las relaciones sexuales crean vínculos, así lo ha establecido la naturaleza. Si un hombre y una mujer adolescentes tienen relaciones sexuales fuera del matrimonio, están creando vínculos muy fuertes, y conllevan la posibilidad de ser padres.

Los jóvenes no comprenden porqué es tan dolorosa la separación cuando han tenido relaciones sexuales. Desconocen que las relaciones sexuales son vinculantes, es decir, crean fuertes lazos, propios del matrimonio. Si ese noviazgo es limpio, el matrimonio será más sólido.

Cada ser humano es mucho más que un evento fisiológico, es más que una combinación de informaciones. Cada existencia humana entraña una novedad de ser, que no se da en las demás criaturas. Cada persona es única e irrepetible. Si comparamos al hombre y a la mujer con los demás seres, advertimos de inmediato su superioridad, por el lenguaje, la cultura y su dominio sobre las cosas.

Occidente está en peligro de muerte si el amor fracasa. Esta es la enfermedad que nos consume, porque la salud verdadera sólo reside en la persona que es capaz de amar…, y se está olvidando cómo amar. El único problema realmente importante en la vida es éste: aprender a amar. No es fácil perseguir realmente el bien del otro. Sin embargo, el ser humano es capaz de poner entre paréntesis su conveniencia cuando ha aprendido a amar.

El ser humano ha sido llamado a la vida para amar; tiene la capacidad, la tendencia y la necesidad de amar. Sin embargo, un factor poderoso actúa dentro de él que le impide amar, e incluso entender en la práctica la naturaleza verdadera del amor: el egoísmo.

La vocación fundamental de la persona humana es el amor. El hombre permanece para sí mismo un ser incomprensible si no se le revela el amor. Sólo la persona puede amar y sólo la persona puede ser amada. El amor es una exigencia ética de la persona, y es un sentimiento tan maravilloso, que se ha de guardar celosamente para que no lo robe quien no lo va a apreciar.

Ante todo el amor es cuestión de conocer y de querer; sin embargo, fácilmente se le hace depender de los sentimientos o de caricias físicas que constituyen el nivel más superficial del amor. Amar significa dar y, en la práctica, vemos que es difícil que el amor esté libre de cálculos. Amar implica sacrificarse, implica respetar a la mujer amada… Y si algunos varones no lo hacen es porque no saben amar.

El joven libertino se mueve a impulsos de sus apetencias y reduce las otras personas a medios para sus fines egoístas. Esta conducta le lleva a la destrucción de su personalidad, o, dicho en lenguaje religioso, a su condenación.

Lo malo de mucha gente no es su falta de ideas, sino el exceso de confianza en las pocas que tienen.