La asociación Valencia Educa en Libertad ha valorado positivamente el programa de educación afectivo-sexual propuesto por el Arzobispado de Valencia porque “dignifica la misma educación sexual” y, es “una propuesta distinta a todas las iniciativas en materia educativa sexual puestas en marcha hasta el momento”, según ha informado a la agencia AVAN Manuel Tarragona, vicepresidente de la asociación.

Para Tarragona, “es necesario que haya una propuesta distinta al tipo de educación que se ha estado dando hasta ahora y que tan malos resultados ha obtenido”. Según el vicepresidente de la entidad, “urge lanzar una propuesta que enseñe a nuestros jóvenes a descubrir que la educación sexual no sólo se ciñe a la genitalidad, el placer y profilaxis, sino que contiene otros valores como el respeto, la dignidad, la entrega y la donación mutua”.

Según Manuel Tarragona, “un aspecto que tampoco se puede obviar es que no se puede tratar, a la hora de hablar de los riesgos, de la misma forma a las enfermedades relacionadas con la actividad sexual que con los embarazos inesperados: un error no puede llevar a otro”. El Consejo de Estado en su informe preliminar a la Ley Orgánica del aborto ya hacía especial mención a esta “confusión”, ha añadido.

El programa de educación afectivo-sexual propuesto por el Arzobispado “es mucho más ambicioso que los ofrecidos hasta ahora porque, además de comenzar desde la infancia, impregna transversalmente a la totalidad del centro escolar”, según Tarragona que ha añadido que “ también tiene cabida en centros públicos”. Así, “muchos padres de estos centros nos han manifestado, con denuncias incluidas, sus quejas ante los talleres que han recibido sus hijos, tanto por los contenidos , como porque se han realizado sin su consentimiento previo”, ha explicado.

Este “nuevo diseño cuenta con los padres para realizarlo, y se plantea como propuesta, como herramienta de partida, para colaborar con los padres en la tarea de educar a sus hijos”. Según Tarragona, “no debemos olvidar que lo padres somos los primeros responsables en la educación de nuestros hijos, y nadie debe usurpar nuestro lugar”. En definitiva, “este nuevo proyecto mejora, con mucho, planteamientos y programas anteriores”.

DESCARGAR PDF: El programa Teen Star para la educación afectivo-sexual

Hemos visto anteriormente que tanto la cultura dominante como el pecado son dos handicaps importantísimos para amar, pero aun siendo estos importantes, lo trascendente es que el hombre creado para amar no tiene la integración necesaria de sus diferentes niveles (corporal, afectivo y espiritual) para conseguirlo de manera natural.

Lo que pretendemos educando para el amor es ayudar al niño a que integreencaje- armonice-  acople su ser persona con sus distintas dimensiones.

El hombre no es unión sino unidad. No es la unión de la biología, psicología y espíritu, sino una unidad de estas tres facetas, y la maduración consiste en la ordenación de las tres hacia el bien.

El hombre es un ser sexuado desde el momento de la concepción y ama bien como hombre bien como mujer, utilizando su cuerpo como ser corpóreo que es, cuerpo que encierra un misterio. “Camino elegido por Dios para permitir a la creación entera que manifieste a la creación entera que su ser es un don y su finalidad entregarse”. “El cuerpo y sólo él es capaz de hacer visible lo invisible:
lo espiritual y lo divino”. El cuerpo tiene su propio lenguaje y ese lenguaje expresa a la persona en su totalidad.

DESCARGAR pdf: El programa Teen Star para la educación afectivo-sexual

Los resultados del programa aplicado muestran importantes logros:

a) En un gran porcentaje, se evitó el inicio precoz de las relaciones sexuales.
Anualmente, un 10% de los jóvenes inicia su actividad sexual. Dentro de un año de aplicación del programa sólo un 5.9% de los jóvenes participantes iniciaron su actividad sexual, esta baja es importante considerando que en el grupo control, es decir aquellos adolescentes que no participaron del programa, fue de un 14.4%.

b) Además se obtuvo un importante logro en aquellos jóvenes que habían iniciado su vida sexual, ya que el 52.8% de los jóvenes que tenían una vida sexual activa al inicio del programa solo un 13.9% continuó con su actividad sexual. Es decir, un 39% de los jóvenes que al ingresar al programa estaban teniendo una vida sexual activa, dejan de tenerla.

c) El programa ayuda a aumentar el número de razones por las cuales los adolescente se abstienen y refuerza varias de  ellas en forma importante, es decir, se logra una firmeza en la decisión personal para elegir el momento en que se saben preparados para entregarse al otro.

d) Se ha logrado un aumento en la comunicación entre padres e hijos.