DESCARGAR PDF: El programa Teen Star para la educación afectivo-sexual

La misión de TeenSTAR es proporcionar un programa educacional para adolescentes en cooperación con sus padres, basado en la dignidad de la persona  humana. TeenSTAR enseña una sexualidad holística que incorpora aspectos físicos, intelectuales, emocionales, sociales y espirituales del individuo para formar  jóvenes libres, informados y responsables de sus decisiones y compromisos.

En la pedagogía del programa es fundamental el grupo de interacción para poder conseguir los objetivos. Los grupos de interacción están formados por los padres, los adolescentes y los educadores.

Padres: Conscientes de que “los padres son los primeros y principales educadores de sus hijos, y en este campo tienen una competencia fundamental: son educadores por ser padres”18. TeenSTAR es un programa orientado a ayudar en la misión educativa de los padres. Esto es necesario durante la adolescencia, ya que la persona establece su propia identidad y para ello se cuestiona los valores aprendidos.

Adolescentes: Los adolescentes necesitan efectuar sus propios descubrimientos y llegar a sus conclusiones para ser capaces de tomar decisiones respecto de su comportamiento. Durante la adolescencia puede existir una “sordera” temporal a las enseñanzas que los adultos quieren entregar a los jóvenes. Por este motivo, se pensó que un aprendizaje basado en la experiencia del reconocimiento de la fertilidad ayudaría a los jóvenes a integrar su ser biológico a su persona. El  conocimiento de su propia fertilidad ayuda a los jóvenes a entender su sexualidad así como su capacidad de procrear. El asumir que se tiene la capacidad biológica se ser padre o madre permite tomar una libre decisión del momento en el cual el joven desea expresar esta potencialidad.

Educadores: TeenSTAR, a través de seminarios de capacitación, forma educadores con una hipótesis de realidad acerca del ser humano.

DESCARGAR PDF: El programa Teen Star para la educación afectivo-sexual

Esta pedagogía del amor tiene lugar de muchos modos. El lugar primero donde se aprende a amar es, por vocación, la familia misma. Allí es donde se aprenden las primeras lecciones de generosidad, de escucha, de paciencia, de  sufrimiento, de atención presurosa por el otro. No es casualidad que la crisis de la afectividad esté estrechamente vinculada a la crisis de la institución familiar. Después, el círculo de amistades, los diversos elementos del tejido social, el ámbito donde las familias se encuentra con otras familias, deberían contribuir a este proceso.

De especial importancia es la ayuda que deben recibir los padres, como primeros educadores, de los colegios, así como la necesidad de una pastoral parroquial familiar donde la educación de la afectividad y sexualidad debe estar presente.

La familia es una institución natural en la que se nace, crece y se muere como persona. Es natural, no es sólo una   institución social o una creación social, si lo fuera ya habría sido sustituida dependiendo de muchos factores, fundamentalmente de índole política. Es la institución que hace posible al hombre desde el nacimiento o mejor desde el momento de la concepción, el disfrute o el ejercicio de algunos derechos esenciales.

De la misma manera que los animales necesitan un hábitat adecuado para desarrollarse plenamente, que variará dependiendo de la especie, el hombre para desarrollar plenamente sus capacidades necesita de la familia, la cual es su hábitat natural.

Por lo tanto es en el seno de la familia donde realmente crecemos como personas para el amor, donde tenemos la primera experiencia de amor y donde realmente se nos puede enseñar a amar, la familia es la verdadera escuela para la educación en el amor y los maestros son los padres, los cónyuges. Después del amor filial, el amor que descubrimos es el que se tienen nuestros padres y esta vivencia será fundamental para el amor conyugal futuro.

DESCARGAR pdf: El programa Teen Star para la educación afectivo-sexual

La misión de TeenSTAR es proporcionar un programa educacional para adolescentes en cooperación con sus padres, basado en la dignidad de la persona humana. TeenSTAR enseña una sexualidad holística que incorpora aspectos físicos, intelectuales, emocionales, sociales y espirituales del individuo para formar jóvenes libres, informados y responsables de sus decisiones y compromisos.

En la pedagogía del programa es fundamental el grupo de interacción para poder conseguir los objetivos. Los grupos de interacción están formados por los padres, los adolescentes y los educadores.

Padres: Conscientes de que “los padres son los primeros y principales educadores de sus hijos, y en este campo tienen una competencia fundamental: son educadores por ser padres”18. TeenSTAR es un programa orientado a ayudar en la misión educativa de los padres. Esto es necesario durante la adolescencia, ya que la persona establece su propia identidad y para ello se cuestiona los valores aprendidos.

Adolescentes: Los adolescentes necesitan efectuar sus propios descubrimientos y llegar a sus conclusiones para ser capaces de tomar decisiones respecto de su comportamiento. Durante la adolescencia puede existir una “sordera” temporal a las enseñanzas que los adultos quieren entregar a los jóvenes. Por este motivo, se pensó que un aprendizaje basado en la experiencia del reconocimiento de la fertilidad ayudaría a los jóvenes aintegrar su ser biológico a su persona. El conocimiento de su propia fertilidad ayuda a los jóvenes a entender su sexualidad así como su capacidad de procrear. El asumir que se tiene la capacidad biológica se ser padre o madre permite tomar una libre decisión del momento en el cual el joven desea expresar esta potencialidad.

Educadores: TeenSTAR, a través de seminarios de capacitación, forma educadores con una hipótesis de realidad acerca del ser humano.