EL MÉTODO BILLINGS.
EL MÉTODO SINTOTÉRMICO.
EL MÉTODO DE LA TEMPERATURA BASAL.

Estos métodos para reconocer la fertilidad pueden utilizarse para buscar o evitar el embarazo, además de servir para conocerse mejor.

Dada la importancia de la decisión de tener o no un hijo, ésta debe tomarse de común acuerdo:

– Valorando con generosidad y responsabilidad las distintas circunstancias de salud psicofísica, socioeconómicas, …

– Utilizando medios que no lesionen la doble dimensión unitiva y procreativa de la sexualidad.

En el caso de que se den circunstancias que aconsejen distanciar o que hagan necesario evitar una nueva concepción, habrá que prescindir, de mutuo acuerdo, del acto sexual durante el periodo fértil de la mujer. Mientras que en el caso de que se busque tener un hijo, se aprovechará precisamente este periodo, para facilitar que se produzca el embarazo.

Es necesario que los cónyuges estén de acuerdo para llevar un estilo de vida que les ayude a ejercer su paternidad responsable, y que tiene efectos sumamente positivos y enriquecedores para su convivencia.

Las abstinencias temporales, decididas por el hombre y la mujer de mutuo acuerdo, no solo no debilitan el amor, sino que lo hacen más fuerte, más libre y más profundamente personal.