Amsterdam, 10-12 de Agosto, 2009

V Congreso Mundial de las FamiliasSe ha celebrado en este mes de agosto el V Congreso Mundial de las Familias, que constituye la mayor y más plural reunión de asociaciones dedicadas a la promoción de la familia en todo el mundo. Sesenta y tres países de los cinco continentes han estado representados por casi mil participantes, que se dieron cita en el Centro de congresos RAI de Amsterdam. Más de tres mil siguieron por internet el Congreso. El título de esta edición ha sido “La Familia: Más que la Suma de sus Partes”.

Los congresos mundiales de la familia se celebran aproximadamente cada dos años. Las sedes anteriores fueron: Praga, Ginebra, México y Varsovia. Surgieron por iniciativa del Howard Center de los EEUU. Su punto de partida es el artículo 16 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “la familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado”. Las bases de estos congresos se concentran en el valor irremplazable de la familia natural y la inviolabilidad de la vida humana. Sobre todo desde el congreso de Ginebra estos congresos constituyen una celebración de la familia, un encuentro para colaborar y mejorar las prácticas en el fomento de la vida familiar y un ágora para el intercambio académico de propuestas e investigaciones sobre la familia, la educación y el progreso social.

Los numerosísimos oradores del V Congreso Mundial de las Familias fueron destacados exponentes internacionales de la política, las ciencias, la labor social, la espiritualidad y el arte. Abrió el Congreso el viceprimer ministro y ministro holandés de juventud y familia. Participaron parlamentarios de varios continentes y reputados científicos sociales. Hubo una rica y variadísima representación de credos entre los organizadores, los ponentes y los asistentes: judíos, musulmanes, baptistas, luteranos, presbiterianos, católicos, ortodoxos, mormones, hinduistas, etc.

Algunas de las temáticas generales de las sesiones fueron: modernidad de las familias y valores tradicionales; familia y educación; matrimonio, sexualidad y derechos de la familia; las familias en países en desarrollo; la ayuda a las familias empobrecidas; la influencia de los medios de comunicación en la familia; la solidaridad familiar; la migración y la vida familiar; el sida y la familia; familia y demografía; el respeto a la vida humana y los derechos humanos; la influencia de Naciones Unidas en las legislaciones; familia y bioética; trabajo y familia; la fe y la libertad de expresión. Otras cuestiones abordadas fueron la escuela en el hogar, la pornografía en la red y el tráfico de mujeres y niños.

Siempre se tuvieron muy presentes la perspectiva y la problemática femeninas y la importancia de la maternidad. No pudo obviarse la labor de los grupos y poderes antifamiliares, que se infiltran en los organismos internacionales e introducen un lenguaje engañoso. Se presentó una película sobre la familia (“Fireproof: Never leave your partner behind”) y un documental sobre el invierno demográfico. Hubo tiempo incluso para la actuación del cantante norteamericano John Waller.

En torno al núcleo del Congreso se organizaron seminarios paralelos o vespertinos de gran interés, como un cursillo de formación de dirigentes y emprendedores (The Leadership Institute) y una mesa redonda de testimonios de mujeres que han abortado y superado las secuelas de tal trance. En esta mesa hablaron también expertas psiquiátricas en el síndrome postaborto. En EEUU la Justice Foundation ya ha recogido 4500 testimonios escritos de mujeres que abortaron. Así pueden evidenciarse ante la Corte Suprema las demoledoras consecuencias que tiene para la mujer el aborto provocado.

En el salón contiguo al auditorio principal, diferentes organizaciones establecieron un rico despliegue de mesas informativas de proyectos y bibliografía que agilizaron el intercambio de experiencias.

Además del esperado seguimiento mediático internacional, es destacable el gran impacto que el Congreso causó en la opinión pública y en los medios holandeses. Gracias al Congreso se reabrió un vivo debate sobre la familia en la sociedad de los Países Bajos. Esta nación no es encasillable y se encuentra en un proceso de replanteamiento de sus políticas sociales y familiares. La coalición gubernamental, con dos partidos de inspiración cristiana, ha establecido por primera vez en su país un ministerio de la familia.

Los países con más congresistas fueron Holanda, EEUU y México. De este país hubo una amplia representación parlamentaria que dio a conocer una extensa red de ayuda a la vida y la familia: “Red Familia”. La delegación española estuvo compuesta por personas de diversas regiones y variada extracción profesional, predominando sin duda la juventud. La Federación Española de Asociaciones Provida estuvo representada por su presidenta. La asociación HazteOír fue una de las cuarenta organizaciones patrocinadoras del Congreso. Sorprendentemente, el coordinador de este grupo hispano para el Congreso de Holanda ha sido un prometedor madrileño de dieciséis años. España es uno de los países candidatos para acoger el próximo Congreso.

La Declaración de Amsterdam, como expresión común y sintética de los congresistas, reafirma la noción natural de familia, destacando la apertura a la vida y los lazos intergeneracionales. Se define “pro-niño”, con todas las consecuencias. Sostiene que el futuro de las naciones descansa en familias espiritualmente consolidadas y que las organizaciones religiosas han de poder expresarse libre y públicamente sobre el matrimonio y la familia. Recuerda que la familia natural es anterior al estado y que éste ha de respetar su autonomía. Apela a una legislación y unas políticas que apoyen la familia natural y la educación de los hijos, frenen el divorcio, protejan el derecho primario de los padres a orientar moralmente a sus hijos, y salvaguarden la invulnerabilidad de la vida humana, especialmente en su comienzo y su final. El Congreso de Amsterdam y su Declaración dieron especial importancia a la situación de la familia natural en las naciones en desarrollo. Desde esta perspectiva, la Declaración afirma: la importancia de la solidaridad intergeneracional y de la familia extensa; la familia natural como solución para la pobreza; la preocupación por el declive de la natalidad como clave del problema demográfico, que desaconseja el aborto (incluido el aborto selectivo de niñas); la respuesta al sida a través de programas educativos de promoción de la abstinencia, la fidelidad y la formación del carácter (cuyo óptimo resultado se ha comprobado en países como Uganda y Filipinas); y un enfoque sanitario centrado en la familia.

La organización del Congreso invitó a ponentes de posiciones opuestas, pero bastantes de éstos excusaron su asistencia. Con ello, quedó patente quiénes son los que temen debatir e intercambiar argumentos.

Dr. Pablo López López
(Filósofo, pedagogo, filólogo clásico y teólogo, Traductor-intérprete voluntario en el Congreso)

http://www.worldcongress.org/

Libro 12: Frente a las Grandes Decisiones

Dos adolescentes que fueron introducidos en el libro 11 son los personajes principales de este libro, a través de sus relaciones personales, el significado del valor del amor verdadero es discutido. Desde que ellos están en 12do grado, ellos también analizan las opciones que tienen para el futuro como son el ir la universidad, el comenzar a trabajar y sus propias familias. Las habilidades para la toma de decisiones son practicadas en este libro.

Algunos de los temas que son abordados son:

  • Paternidad responsable (maternidad y paternidad)
  • Toma de decisiones y abstinencia hasta el matrimonio
  • Derechos humanos, derechos de la mujer
  • Equilibrio del trabajo y la familia
  • Complementariedad de los sexos
  • Los riesgos del uso de drogas, alcohol, SIDA/VIH