Consiste en tomarse en serio el amor, y esperar a tener relaciones íntimas hasta el día del matrimonio. Los norteamericanos ya se dieron cuenta que un encuentro sexual puede contagiar cinco enfermedades diferentes, y que el único “método seguro” de no contraer enfermedades venéreas es que un hombre monógamo entre en relación con una mujer también monógama.

Se ha visto que las relaciones sexuales prematuras bajan la autoestima de las personas. Hay jóvenes que piensan: “Como empecé con relaciones sexuales, debo seguir, No valgo nada”. Y no ven que la vida humana es fallar y rectificar el rumbo, caer y levantarse, y que resultaría ridículo caer y quedarse en tierra. Para vivir la abstinencia sexual es necesario educar el carácter y reforzar a la voluntad

DESCARGAR pdf: El programa Teen Star para la educación afectivo-sexual

a) Mejorar la identidad propia y la autoestima: los jóvenes necesitan saber quiénes son. Se les invita a preguntarse y tomar conciencia que son criaturas libres pero limitadas, creadas por un creador. Ello hace que tengan presente su calidad única e irrepetible de persona querida por Dios. Del mismo modo se percibe el valor y dignidad de toda vida humana.

b) Valorar su libertad y capacidad de decisión: informar a los jóvenes acerca de su libertad y responsabilidad respecto de sus opciones. El autodominio es un valioso fruto que se nutre de autoconocimiento y educación con respecto a sí mismos y del otro.

c) Desarrollar en los jóvenes el respeto por el don de la vida: la vida humana es un don recibido para ser a su vez dado. Solo aquellos jóvenes que valoren su propia vida podrán entregarla como un don a otras personas. Si el joven se desprecia a sí mismo, despreciará la vida y no verá en su posible entrega un valioso don.

Entendemos que la educación sexual puede ser de ayuda si:

– Tiene en cuenta a los padres y los hace partícipes de los pasos que se van dando.

– Tiene en cuenta al joven o a la joven, les ayuda a conocerse mejor, cuales son sus realidades biológicas, psicológicas.

– Tiene una hipótesis de significado sobre aquello de lo que se habla.

– Se plantea de tal modo que se acompaña al joven en este camino educativo.

DESCARGAR pdf: El programa Teen Star para la educación afectivo-sexual

a) Mejorar la identidad propia y la autoestima: los jóvenes necesitan saber quiénes son. Se les invita a preguntarse y tomar conciencia que son criaturas libres pero limitadas, creadas por un creador. Ello hace que tengan presente su calidad única e irrepetible de persona querida por Dios. Del mismo modo se percibe el valor y dignidad de toda vida humana.

b) Valorar su libertad y capacidad de decisión: informar a los jóvenes acerca de su libertad y responsabilidad respecto de sus opciones. El autodominio es un valioso fruto que se nutre de autoconocimiento y educación con respecto a sí mismos y del otro.

c) Desarrollar en los jóvenes el respeto por el don de la vida: la vida humana es un don recibido para ser a su vez dado. Solo aquellos jóvenes que valoren su propia vida podrán entregarla como un don a otras personas. Si el joven se desprecia a sí mismo, despreciará la vida y no verá en su posible entrega un valioso don.

Entendemos que la educación sexual puede ser de ayuda si:

– Tiene en cuenta a los padres y los hace partícipes de los pasos que se van dando.
– Tiene en cuenta al joven o a la joven, les ayuda a conocerse mejor, cuales son sus realidades biológicas, psicológicas.
– Tiene una hipótesis de significado sobre aquello de lo que se habla.
– Se plantea de tal modo que se acompaña al joven en este camino educativo.