DESCARGAR PDF: El programa Teen Star para la educación afectivo-sexual
“El hombre no puede vivir sin amor. El permanece para sí mismo un ser incomprensible, su vida está privada de sentido sino se le revela el amor, si no lo experimenta y lo hace propia, si no participa en el vivamente.”

Son tres las razones fundamentales por lo que es imprescindible educar para el amor:

1. “El hombre permanece para sí mismo un ser incomprensible” si en su vida no encuentra el amor. La experiencia de amar da sentido a la persona como ser único en la creación. Está hecho para amar. Sin embargo, siendo una vocación natural, no está preparado naturalmente para amar. Porque el amor implica una entrega en totalidad que requiere la integración, orden que no posee.

2. Por el pecado original se ensombrece, se vuelve opaco, turbio lo que antes era diáfano y ocurría de forma natural. Ahora el Bien nos atrae y la Belleza y el Goce como un imán. Esa fuerza magnética está como contrarrestada velada por
otras ajenas a la persona y que nos alejan del bien, de la belleza, del goce y de la plenitud.

3. Hoy por hoy parece predominar de modo casi exclusivo el sujeto pasional.

El hombre de hoy es víctima de un desequilibrio: los valores materiales (la técnica, lo útil, el placer, las cosas…) impera claramente en la vida social sobre los valores espirituales. El progreso material no se ha correspondido con el cultural, moral religioso. Este desequilibrio ejerce una formidable presión sobre cada vida personal. Las personas corren grave riesgo de hacer lo más fácil; adaptarse pasivamente a un mundo superficial.

Enrique Aranda Aguilar y Concepción Valera Gil.
Coordinadores TeenStar España.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *