Con el método sintotérmico de doble comprobación se emplean dos parámetros para determinar el final del periodo infértil preovulatorio y también dos parámetros para determinar el comienzo del periodo infértil postovulatorio.

Para conocer el final del periodo infértil preovulatorio:

– Moco cervical (apariencia y sensación).
– Cálculo.

Para conocer el principio del periodo infértil postovulatorio:

– Moco cervical (apariencia y sensación).
– Temperatura basal.

Es el método que ha conseguido mejor índice de eficacia, junto con menor abstinencia, debido a esta doble comprobación.

Estos parámetros se anotan en la gráfica y aunque se analizan por separado, la visión de todos en conjunto sirve de gran ayuda.

En algunas situaciones especiales cuando la mujer no puede observar con claridad alguno de los parámetros anteriores, se le enseña la autopalpación cervical como parámetro auxiliar.

Periodo infértil preovulatorio:

Se consideran días infértiles los cinco primeros días del ciclo:

– Siempre que no aparezcan signos de fertilidad en el moco.
– Siempre que ninguno de los doce ciclos anteriores haya durado menos de venticinco días.
– Siempre que el ciclo anterior se haya comprobado el ascenso de la temperatura durante al menos tres días consecutivos.

Como se ve, con el método sintotérmico de doble comprobación se consideran infértiles los días de la regla si se cumplen las condiciones anteriores.

Nada más terminar con la menstruación, hay que empezar a observar el moco cervical (apariencia y sensación).

¿Cómo determinar el final del periodo infértil preovulatorio?

El final del periodo infértil preovulatorio lo sabremos aplicando dos parámetros (moco y cálculo). Así serán infértiles también los días que se obtienen aplicando el cálculo:

– Siempre que no se haya observado antes ningún cambio en el moco cervical (apariencia y sensación), con respecto a lo que se observe habitualmente durante el periodo infértil preovulatorio.

Periodo fértil:

A partir del día determinado aplicando el cálculo, se considera que nos encontramos en periodo de posible fertilidad. Hay que empezar a tomarse la temperatura todos los días, apuntándola en la gráfica. Poco a poco la mujer podrá observar como el moco cervical va evolucionando hacia características de fertilidad. Cada vez va siendo más abundante y fluido hasta que se observa el moco transparente, elástico, como clara de huevo cruda. La sensación que percibe la mujer es de húmeda o mojada y resbalosa o lubricada. La temperatura sigue oscilando en un nivel de temperaturas bajas.

Una vez que ocurre la ovulación, cambia el moco (apariencia y sensación) y se eleva la temperatura.

¿Cómo determinar el comienzo del periodo infértil postovulatorio?

Hay que interpretar cada parámetro por separado.

Según el moco cervical, el primer día infértil postovulatorio será el tercer día después del dia pico por la noche.

Según la temperatura basal, es el tercer día de temperatura elevada por la noche si cumple la regla de la temperatura.

El periodo infértil postovulatorio comienza, con este método de doble comprobación, cuando cumplen las reglas los dos parámetros. Si no coinciden, hay que esperar a que las cumpla el más tardío.

Regla de la temperatura (regla de 3 sobre 6):

La temperatura ha subido cuando tenemos tres días consecutivos de temperatura más alta que la de los seis días precedentes.

Primero se traza una línea horizontal sobre la temperatura más alta de las seis anteriores a la subida: nivel de temperaturas bajas o línea de base.

El periodo infértil postovulatorio comienza el tercer día de temperatura alta, si está por lo menos dos décimas por encima de la línea de base.

Excepciones:

Si el tercer día no está 0.2ºC por encima de la línea de base, se espera al cuarto día. El cuarto día no es necesario que esté 0.2ºC por encima de la línea de base, basta con que esté por encima de la misma.

Si la segunda o la tercera temperatura alta cae a la línea de base o por debajo de la misma, se espera al cuarto día. El cuarto día en este caso, si que tiene que estar al menos 0.2ºC por encima de la línea de base.


Los métodos de reconocimiento de la fertilidad junto con la continencia periódica constituyen una forma sana y responsable de entender y vivir la sexualidad.

Los métodos de reconocimiento de la fertilidad y el autodominio están al servicio y son exigencias de la paternidad responsable porque como leemos en HV 10: “En relación con los procesos biológicos, paternidad responsable significa conocimiento y respeto de sus funciones; la inteligencia descubre, en el poder de dar la vida, leyes biológicas que forman parte de la persona humana. En relación con las tendencias del instinto y de las pasiones, la paternidad responsable comporta el dominio necesario que sobre aquellas han de ejercer la razón y la voluntad. En relación con las condiciones físicas, económicas, psicológicas y sociales, la paternidad responsable se pone en práctica ya sea con la deliberación ponderada y generosa de tener una familia numerosa ya sea con la decisión, tomada por graves motivos y en el respeto de la ley moral, de evitar un nuevo nacimiento durante algún tiempo o por tiempo indefinido. La paternidad responsable comporta sobre todo una vinculación más profunda con el orden
moral objetivo, establecido por Dios, cuyo fiel intérprete es la recta conciencia. El ejercicio responsable de la paternidad exige, por tanto, que los cónyuges reconozcan plenamente sus propios deberes para con Dios, para consigo mismo, para con la familia y la sociedad, en una justa jerarquía de valores.”

Existen métodos directos para conocer la fertilidad de uso en clínica: ecografía y medición de hormonas en sangre. Pero hay también métodos para reconocer la fertilidad indirectos porque se basan no en la medición directa de las hormonas sino en la observación de los efectos de esas hormonas. Entre los métodos indirectos para reconocer la fertilidad se encuentran 1) los monitores o medios técnicos: PERSONA, BIOSELF, CLEARPLAN…y 2) los métodos para reconocer la fertilidad tradicionales: Billings, Sintotérmico y Método de la temperatura basal. De estos tres últimos vamos a hablar en este apartado titulado: Métodos de Reconocimiento de la Fertilidad y Sexualidad.

Su rigor científico es innegable. Vienen estudiándose durante décadas y su elevada eficacia ha sido ampliamente demostrada.

Se basan en la observación de signos o síntomas biológicos que tienen lugar en la mujer durante su ciclo ovárico. Con la observación de estos signos, la mujer puede reconocer cuándo se encuentra en un periodo fértil o infértil de su ciclo (el hombre en condiciones normales produce espermatozoides de forma continua pero la fecundación y concepción solo es posible durante el periodo fértil de la mujer).

El periodo fértil del ciclo ovárico se determina analizando lo que está sucediendo en el ciclo actual, mediante auto-observación e interpretación de los cambios cíclicos, principalmente de la secreción del moco cervical y de la temperatura basal.

Los métodos de reconocimiento de la fertilidad tradicionales son fáciles y seguros para distinguir esos periodos de fertilidad e infertilidad en la mujer.