Entendemos por afecto cualquiera de las pasiones del ánimo especialmente la ira, el amor, el cariño, el odio etc., aunque más particularmente se toma su acepción para expresar amor o cariño. Afecto se deriva de afficere, es decir, ser afectado por algo, poner a uno en un estado determinado que implica una modificación que acontece en el sujeto en razón de algo externo.

El afecto, de hecho es en efecto, como nos recuerda su etimología, una modificación de nuestra conciencia solicitada por parte de agentes extraños al yo. Algo, y más específicamente alguien sorprende mi yo, lo toca, y yo respondo, me acerco, reduzco las distancias, le encuentro. El afecto origina una receptividad, pero es al mismo tiempo una  respuesta, una especie de “pasividad” en la actividad como dice Husserl. El afecto es fruto de un yo que percibe ser  movido, que no está tan saturado de su sentir que acepta ser fascinado por la realidad y responde tendiéndose en un abrazo que es a la vez una peculiar modalidad cognoscitiva y ética. Es decir, el yo contesta al otro y contesta de  sí (y no evita la raíz común que une la responsabilidad a la respuesta). Y eso vale sobre todo cuando el
otro real es otro sujeto que atrae y se hace desear.

El otro, sobre todo el otro sujeto, es en cambio el gran ausente del campo afectivo del hombre moderno completamente absorbido por la satisfacción emocional que podemos interpretar bien como la contraseña del individualismo narcisista actual, o bien como el síntoma del malestar de la postmodernidad.

El afecto, en sí mismo, lo percibimos a través de la conciencia, de sus manifestaciones. En cuanto tal, no produce por sí mismo una acción, sino que es un impulso directo para la misma. Por eso, al centrar nuestro estudio sobre la afectividad, precisamente en la  experiencia, ligado a la acción, es esta misma la que nos muestra la necesidad de aclarar la  hermenéutica afectiva que se produce en la realización de nuestras acciones, esto es, el  modo como conscientemente interpretamos nuestro afecto en orden a la actuación. De  este modo, las distintas formas de afecto se pueden relacionar con la realización de la  acción, y pueden ser conceptualmente distinguidas mediante una terminología adecuada.

De este modo, se evidencia la necesidad de la clarificación terminológica, sin caer en los  excesos de una absolutización del valor del término, como sucede en algunos autores.

C.S. Lewis afirma que el afecto es el amor más humilde ya que no se da importancia, como   claramente se ve en el entorno familiar. Es, pues, modesto, discreto y   pudoroso. Habitualmente son necesarios la ausencia y el dolor para que podamos alabar a quienes estamos ligados por el afecto. La relación con el otro, la relación interpersonal se  convierte en el tema clave del afecto. A su vez, cuando se dan estas características, se  siente más intensamente la necesidad de unión, de cercanía, porque el afecto se revela  como la más obligatoria de todas las necesidades.

Otra de las características del afecto es que no sería tal si se hablara de él repetidamente y a todo el mundo ya que parece como si se colara en nuestras vidas; vive en el ámbito de lo privado, de lo sencillo, sin ropajes. En el círculo familiar, proporciona un ambiente en el que, si todo va bien, el afecto surge y crece con fuerza sin exigir de nosotros unas cualidades excepcionales.

Además, el afecto nos enseña, primero a saber observar a las personas, y luego a   soportarlas, después a sonreírlas, más tarde a que nos sean gratas, y al fin a apreciarlas y a amarlas. El afecto puede amar lo que no es atractivo, como se ve, por ejemplo, en Dios y en sus mártires, que aman lo que no es amable.

Así mismo, el afecto no espera demasiado, hace la vista gorda ante los errores ajenos y se  rehace fácilmente después de una pelea. Como la caridad, sufre pacientemente, es  bondadoso y perdona. Nos descubre el bien que podíamos no haber visto o que, sin él, podríamos no haber apreciado. Lo mismo hace la humildad.

El afecto produce felicidad si hay, y solamente si hay:

a) Sentido común, es decir, razón.

b) Un dar y recibir mutuos, es decir, justicia que continuamente estimule el afecto cuando éste decae, y en cambio lo restrinja cuando olvida o va contra el “arte” de amar.

c) Honestidad, y no hay por qué ocultar que esto significa bondad, paciencia, abnegación, humildad, y la intervención continua de una clase de amor mucho más alta, amor que el afecto en sí mismo considerado nunca podrá llegar a ser. No hay que olvidar que el amor nos salva de la intransigencia y justifica nuestra existencia.

Aquí, pues, está toda la cuestión: Si tratamos de vivir sólo de afecto, éste nos hará daño.
La afectividad es la experiencia psicológica del amor y mira hacia la visión metafísica del amor tanto respecto de las personas como de las cosas. En ellas, al poner afectividad busco, en el fondo, la felicidad metafísica del amor. De otra parte, ya Ortega y Gasset definió el odio como un afecto que conduce a la aniquilación de los valores.

La afectividad está constituida por un conjunto de fenómenos de naturaleza subjetiva, diferentes de lo que es el puro conocimiento, que suelen ser difíciles de verbalizar y que provocan un cambio interior que se mueve entre dos polos extremos, como son,   del agrado-desagrado, la inclinación-rechazo, la afición- repulsa. Entre estos dos puntos  extremos se va a situar toda una “gama de vivencias” que van a constituir los elementos principales del mundo emocional.

El término “vivencia” es decisivo a la hora de comprender todos los aspectos. Ortega y Gasset fue su introductor al castellano y quiere decir experiencia vivida, es decir, que podemos definirla como el hecho de experiencia que, con participación consciente o inconsciente del sujeto, se incorpora a su personalidad. Sus principales características son:

A) Se trata de un estado subjetivo interior.

B) Es algo que es experimentado personalmente por el sujeto que la vive.

C) Su contenido es, esencialmente, un estado de ánimo que se va a manifestar a través de  las principales expresiones afectivas, como son la emoción, el sentimiento la pasión y la motivación.

D) Toda vivencia deja huella de manera que según su intensidad y duración puede ser decisiva en el curso posterior de la historia vital interna.

Según D. Von Hildebrand, podemos distinguir tres clases de vivencias:

1º) las vivencias a las que les falta todo consentimiento o rechazo por parte de la persona. Impulsos, sentimientos de estado en la persona a los que ésta no se abandona expresamente, más tampoco rechaza expresamente. En este sentido, las acciones no pueden ser nunca neutrales, pues en todo querer está siempre implícitamente contenido un consentimiento expreso.

2º) Las vivencias a las que la persona ciertamente consiente tácita o  expresamente, pero a las que les falta toda verdadera sanción. A ésta pertenece todo lo  moralmente indiferente –lo que queremos, hacemos, etc,- , pero además también, todo lo moralmente negativo con lo que uno se declara de acuerdo y a lo que uno, más o menos expresamente, se abandona.

3º) Las vivencias que son consentidas o desautorizadas por el centro moral de la persona, en las que la persona responde expresamente a la auténtica exigencia de los valores  morales. Aquí, tan pronto como se da la desautorización de un vicio, aún si éste todavía domina de hecho a la persona, ya ha perdido su poder oscurecedor de valores. Pero este poder oscurecedor lo posee mucho más en tanto que la persona está entregada a él con pleno consentimiento, sea tácita o explícitamente, más sin sanción o desautorización. Este hondo estar entregado a toda una orientación apetitiva semejante supone naturalmente, por su parte, una determinada actitud fundamental de la persona.

En conclusión: La afectividad es el modo como somos afectados interiormente por las  circunstancias que se producen a nuestro alrededor. El conocimiento afectivo proviene de  la caridad; se enmarca en la experiencia de la dulzura de las cosas que requieren  disposiciones adecuadas y producen una inflamación afectiva. Todo lo afectivo consiste en  un cambio interior que se opera de forma brusca o paulatina y que va a significar un   estado singular de encontrarse, de darse cuenta de sí mismo. Por eso se funden en él, de   algún modo, la afectividad y la conciencia; esta última como capacidad para darse cuenta   de lo que sucede, reflexionando sobre un desencadenamiento y su contenido.

Los afectos, las emociones, los sentimientos, son términos a menudo usados como  equivalentes y sin embargo son agudamente diferentes: los dos últimos son términos de  uso más reciente y los afectos de más antigua memoria pero, como veremos, no eliminables del núcleo de aquellos. Las cuatro expresiones afectivas más importantes son  las emociones, los sentimientos, las pasiones y las motivaciones.

Se trata de palabras diversas para reflejar la riqueza de un hecho de la vida de los hombres:  el primer momento de la interacción afectiva entre el mundo y la subjetividad.Ante la riqueza de este hecho, se explica que sean diversos los matices que una u otra expresión señalan, por lo que, en las diferentes ramas del saber, se tiende a  privilegiar un determinado enfoque o aspecto. Estos términos señalan el hecho de que el  hombre es afectado por la realidad. Con ello se quiere indicar cómo la persona, en su  dimensión corporal, es capaz de padecer un influjo singular del mundo exterior, es decir,  es capaz de ser atraído por algo exterior, como por ejemplo un bien, o repelido por algo  exterior, como por ejemplo un mal, creándose una relación especial entre el sujeto y  aquello que le atrae o repele.

En aquellas expresiones que acabamos de citar se encierran las claves para profundizar en  la afectividad.

Entre unas y otras no existe una separación absolutamente clara, aunque desde el punto  de vista conceptual cada una tiene peculiares características.

Lo que sucede es que la vida habitual se encarga de imbricarlas unas con otras, perdiendo  cada una sus perfiles y tornándose borrosas al ligarse entre sí.

Analicemos a continuación estos cuatro apartados.

DESCARGAR PDF: El programa Teen Star para la educación afectivo-sexual

“Dios ha creado al hombre a su imagen y semejanza; llamándolo a la existencia por amor, lo ha llamado al mismo tiempo al amor”.

Dios crea y orienta al hombre hacia su meta final que es el amor y a la vez le da la capacidad y la responsabilidad de la comunión y del amor. El amor es la vocación fundamental (constituye a la persona) e innata (dentro de la persona) de todo ser humano.

Aunque la persona tiene distintas dimensiones, es una sola persona, es un cuerpo informado por un espíritu inmortal, por lo que la vocación al amor abarca tanto el cuerpo como el espíritu, es una vocación en totalidad.

“Ciertamente, el Eros quiere remontarnos en “éxtasis” hacia lo divino, llevarnos más allá de nosotros mismos, pero precisamente por eso necesita un camino de ascesis, renuncia, purificación y recuperación”

Esta totalidad, se corresponde con una fecundidad responsable. La verdad que comparten un hombre y una mujer es el “bien de una comunión” que se expande a otros, que se hace fecunda.

La elección consciente y libre con que el hombre y la mujer aceptan una comunidad íntima de vida, es decir el matrimonio, es la manera adecuada donde se puede hacer posible la donación entre ambos.

“Dios es amor y vive en sí mismo un misterio de comunión personal de amor”. Dios nos crea por amor y para que amemos, el mandamiento nuevo que nos trae Cristo es el que nos amemos unos a otros como Él nos ha amado, el amor corresponde a la persona, es como el zapato de nuestra talla para nuestro pie, es para lo que hemos sido creados, la manera que tenemos de llegar al Creador que a su vez es nuestro fin y es Amor. El amor es lo que nos realiza, lo que nos hace crecer. Lo que realmente nos dignifica como persona es amar y ser amado, y en la medida que tenemos capacidad de amar nos acercamos al creador, sin que olvidemos nunca que la capacidad de amar nos la da Otro que es el que nos sostiene en todo momento.

descargar PDF: TeenSTAR. Una opción de madurez y libertad

1. FUENTES ME, LOBOS L. Adolescente embarazada. Ed. Universitaria. Santiago de Chile, 146 Pág, 1994.

2. MILLÁN T, VALENZUELA S, VARGAS NA. [Reproductive health in adolescent students: knowledge, attitudes and behavior in both sexes, in a community of Santiago]. Rev Méd Chile 1995; 123: 368-75.

3. REPOSI A, ARANEDA JM, BUSTOS L, PUENTE C, ROJAS C. [Sexual behaviors and contraceptive practices among university students]. Rev Méd Chile 1994; 122: 27-35.

4. SATHER L, ZINN K. Effects of abstinence-only education on adolescent attitudes and value concerning premarital sexual intercourse. Fam Community Health 2002; 25: 1-15.

5. VALENZUELA MS, HEROLD JM, MORRIS L, LÓPEZ IM. [Reproductive health survey of young adults in Greater Santiago]. Bol Oficina Sanit Panam 1992; 112: 19-30.

6. FERNÁNDEZ L, BUSTOS L, GONZÁLEZ L, PALMA D, VILLAGRÁN J, MUÑOZ S. [Beliefs, attitudes and knowledge about sex education]. Rev Méd Chile 2000; 128: 571-3.

7. MOLINA R, ARAYA S, IBAZETA G, JORDÁN P, LAGOS E. Nivel de conocimientos y práctica de sexualidad en adolescentes. Rev Chil Obstet Ginecol 1986; 3: 293-301.

8. VALENZUELA MS, HEROLD JM, LORRIS L, LÓPEZ IM. Encuesta de salud reproductiva en adultos jóvenes del Gran Santiago. Bol Oficina Sanit Panam 1992; 112 (1).

9. MINSAL. Política nacional de salud para adolescentes y jóvenes. Santiago de Chile, 1999.

10. ÁLVAREZ M,  MAURICCI A, MUZZO S. Información sexual de los adolescentes según sexo. Rev Chil Pediatr 1990; 61: 102-8.

11. DELPIANO A, AGUILERA M. Mujeres Chilenas: Estadísticas para el Nuevo Siglo. Instituto Nacional de Estadística, 2001, páginas 25-28.

12. THOMAS M. Abstinence Based Programs for Prevention of Adolescent Pregnancies. J Adolesc Health 2000; 26: 5-17.

13. DE GASTON JF, JENSEN L, WEED S. A closer look at Adolescent Sexual Activity. Journal of Youth and Adolescence 1995; 24: 465-80.

14. DE GASTÓN JF, WEED S, JENSEN L. Understanding gender differences in adolescent sexuality. Adolescence 1996; 31: 217-31.

15. OLSEN JA, WEED SE. Effects of Family Planning Programs for Teenagers on Adolescent Birth and Pregnancy Rates. Family Perspective 1986; 20: 153-70.

16. WEED SE, OLSEN JA. Effects of Family Planning Programs on Teenage pregnancy – Replication and Extension. Family perspective 1986; 20: 173- 94.

17. KIRBY D, BARTH RP, LELAND N, FETRO JV. Reducing the risk: Impact of a new curriculum on sexual risk- taking. Fam Plann Perspect 1991; 39: 363-7.

18. HOWARD M, MCCABE JB. Helping teenagers postpone sexual involvement. Fam Plann Perspect 1990; 22: 21-6.

19. HALL PA, HOLMQVIST M, SHERRY SB. Risk Adolescent Sexual Behavior: A Psychological Perspective for Primary Care Clinicians. Topics in Advance Practice Nursing Journal 2004 (1), Medscape.

20. HAROLD JM, VALENZUELA MS, MORRIS L. Premarital sexual activity and contraceptive use in Santiago, Chile. Stud Fam Plann 1992; 23: 128-36.

21. VALENZUELA MS, HEROLD JM, MORRIS L, LÓPEZ I. Encuesta de salud reproductiva en adultos jóvenes:  Experiencia sexual y uso de anticonceptivos. Rev Méd Chile 1990; 118: 465-72.

22. CARTER-JESSOP L, FRANKLIN LN, HEATH JW, JIMÉNEZ-IRIZARRY G, PEACE MD. Abstinence education for urban youth. J Community Health 2000; 25: 293-304.

23. DARROCH JE, LANDRY DJ, SINGH S. Changing emphases in sexuality education in U.S. public secondary schools, 1998-1999. Fam Plann Perspect 2000; 32: 204-211, 265.

24. DONIGER AS, ADAMS E, UTTER CA, RILEY JS. Impact evaluation of the «not, not now» abstinenceoriented adolescent pregnancy prevention communications program, Monroe County, New York. J Health Commun 2000; 6: 45-6.

25. OLSEN JA, WEED SE, RITZ GM, JENSEN LC. The effects of three-abstinence sex education programs on student attitudes toward sexual activity. Adolescent 1991; 26: 631-41.

26. ROPER STARCH WORLDWIDE. Teens Talk About Sex: Adolescent Sexuality in the 90’s. New York. Sexuality Information and Education Council of the United States, 1994.

27. KLAUS H, BRYAN L, BRYANT M, FAGAN M, HARRIGAN M, KEARNS F. Fertility awareness/natural family  planning for adolescents and their families: Report of multisite pilot project. Int J Adol Med and Health 1987; 3: 101-19.