La presidenta de Escuelas Católicas de la Comunidad Valenciana, Vicenta Rodríguez, ha agradecido hoy el programa de educación afectivo-sexual propuesto por el Arzobispado de Valencia, que ha calificado como proyecto “valiente y decidido”.

Escuelas Católicas (EC), que integra a 250 centros con más de 150.000 alumnos en la Comunidad Valenciana, (EC), es la marca de Federación de Religiosos de la Enseñanza-Centros Católicos (FERE-CECA), que agrupa a los titulares de los centros educativos católicos desde 1957, y de Educación y Gestión, organización empresarial de dichos centros desde 1989.

Según la presidenta de Escuelas Católicas de la Comunidad Valenciana, Vicenta Rodríguez, “desde la comisión diocesana de Enseñanza del Arzobispado se ha hecho un gran trabajo”. Además, ha animado a “ampliar la propuesta educativa a las edades comprendidas entre los 16 y los 18 años”.

Rodríguez ha elogiado el tratamiento que se realiza en estos materiales sobre la sexualidad “que es positivo y propositivo” y ha destacado “el carácter multidisciplinar de este programa, ya que con él se podrá educar no sólo en las materias de ciencias sino también en otras materias educativas que hasta el momento no eran asignaturas y donde se estudiaban estos aspectos”.


Representantes del Foro Valenciano de la Familia y de la Asociación Valenciana para la Defensa de la Vida “Provida” de Valencia han acogido el programa de educación afectivo-sexual propuesto por el Arzobispado de Valencia, con “profunda satisfacción” y han advertido de su “necesaria presencia” tanto en colegios públicos, concertados o religiosos.

Según el vicepresidente del Foro Valenciano de la Familia, Vicente Morro, “se trata de una iniciativa estupenda” que permitirá a los padres “poder ejercer su derecho en cuanto a la elección de la educación que consideren mejor para sus hijos”.

Para Vicente Morro, el programa sale a la luz, precisamente, en un contexto en el que “era necesario para evitar la imposición de un modelo único”. Con este proyecto, “se abren más opciones y, por tanto, se garantizan los derechos de todos los padres, sobre todo, de aquellos, que quieren una educación en valores para sus hijos y no pueden ofrecérsela” también en la enseñanza pública. Así, Vicente Morro ha recordado que “más del 70 por ciento de padres de la escuela pública siguen eligiendo la asignatura de Religión para sus hijos”.

Por su parte, la vicepresidenta de Provida Valencia, María José Torres, ha expresado, igualmente, su valoración “totalmente positiva” ya que “era un programa muy necesario en la sociedad actual y que además ayudará a la autoestima de las mujeres” ya que “el contenido es muy humanista, y respeta la dignidad de la persona”.

En cuanto a los destinatarios del programa, que serán niños de 5 a 14 años, Torres ha manifestado “la idoneidad de la iniciativa” para estas edades porque “en estos temas nunca llegamos pronto”. En este sentido, Vicente Morro ha indicado que “la cultura dominante impone un modelo de educación sexual destinado a la población cada vez más joven, a la que es necesario dar una alternativa con una enseñanza en valores”, según Vicente Morro.

La presidenta de la Asociación valenciana de Amas de Casa “Tyrius”, Asunción Francés, ha expresado su “alegría” por el nuevo programa de educación afectivo- sexual a disposición de los colegios que ha creado el Arzobispado de Valencia.

“Me parece una medida fenomenal porque es en los colegios, a parte de en la familia, donde se debe impartir una correcta educación de los niños”, ha afirmado la representante de esta entidad que cuenta, en la actualidad, con más de 170.000 afiliadas.

Según Francés, “es una medida muy necesaria porque a menudo los más pequeños están recibiendo a través de la cultura actual una información sexual contraria a lo que desean los padres, y en ocasiones, por personas que no se encuentran debidamente preparadas en estos temas”, ha añadido.

Por último, Asunción Francés ha explicado que “la gran mayoría de la sociedad lo aceptará muy bien porque a todos nos preocupa la educación que están recibiendo nuestros hijos o nuestros nietos”.

La Asociación “Tyrius” organiza a lo largo del año cursos y diversas actividades para sus afiliadas. Además, promueve cursos de voluntariado y de aprendizaje para mujeres en riesgo de exclusión social y mantiene en Valencia pisos para atención a mujeres maltratadas e inmigrantes. Otras de sus actividades se centran en la atención y visitas a enfermos y ancianos.

La asociación, que fue creada en 1967, cuenta, en la actualidad, con más de 235 delegaciones en la provincia de Valencia y, a pesar de que se trata de una organización civil y aconfesional, el 90 por ciento de sus integrantes forman parte de grupos parroquiales o entidades de apostolado social.